Menú Cerrar

El Socialismo hizo de la vida del venezolano un calvario de pesadumbre

Foto: Archivo Web

Venezuela es el único país del mundo, donde se limpiaron el rabo con la constitución y el tirano llama al pueblo a defenderla. Definitivamente envejecemos más la cobardía que el paso del tiempo, y producto de los años arrugaron la piel, pero el miedo acobarda el alma.

Los oficialistas saben que escoñetaron el país y no dijeron nada, sino que gritaban “¡Así! ¡Así! ¡Así es que se gobierna!” Todos ellos son responsables de este desfalco colectivo.

Más de 19 años despilfarrando la nación, más de 19 años de ineficiencia, de abusos y atropellos; y es ahora que los oficialistas se dan cuenta de que tuvieron la culpa. ¡Tarde piaron los pajaritos!

Aun teniendo las reservas y los Ingresos petroleros más grandes del mundo, No detuvieron la crisis en Venezuela, ¿sabes por qué? Porque el problema no es la riqueza, el problema es el socialismo.

Foto: Archivo Web

Venezuela necesita urgentemente un cambio de rumbo económico, y dirigirse hacia la derecha. Con el respeto de los que creen en el socialismo, pero quien suscribe, quien está en este momento en tierra de Bolívar, considero que es la peor mierda que le ha pasado a la humanidad. Es la doctrina de los ignorantes, la filosofía de lo absurdo, el oficio de los vagos; usa los inútiles, contrata los mediocres, multiplica a los ladrones, y, justifica la violencia.

Los líderes de este nefasto régimen temerán salir de Venezuela, porque no existirá lugar seguro para ninguno de ellos. La sombra de la justicia gringa los asechará donde quiera que se paren, y sentirán que los observan, que los vigilan y tendrán el estigma de ser aprendidos en cualquier momento. No conciliaran el sueño, ni la paz, ni la tranquilidad la hallaran, ni en su cuerpo ni en su alma, ni en su hogar.  Por esto digo: Amen.

Creo firmemente que los venezolanos que estamos acá, resistiendo a todo, al hambre, a la inseguridad, a la insalubridad, a la mengua… somos serios candidato al Premio Nobel de la Paz.

Escrito por Jhon A. Romero.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *