Menú Cerrar

¿Cómo regreso el tiempo?

Hay esos bellos momentos que en la vida te hacen recordar, y que son realmente difíciles de olvidar. Las estaciones pasadas, en que llamamos épocas, nos marcan de por vida, no solo por las vivencias que obtuvimos, sino, por lo que hemos aprendido en el transcurso de las mismas. Hoy es motivó para poderlo volver a escribir.

Estoy lleno de sentimientos encontrados, porque los recuerdos, como los momentos están aún intactos.

Mis amigos del liceo, mis amigos de infancia…, mis amigos a los cuales los llevaré para toda la vida en mí corazón.

Foto: Archivo Web

Las épocas de los recuerdos, de las estaciones, de la moda, de los juegos tradicionales, (esta última hoy día se perdieron y se han convertido en leyenda), las bromas entre amigos, que hoy día lo llaman Bullyng, que para ese entonces era normal, quedaron en el recuerdo como un bello momento existido,

Las estaciones pasan y te hacen recordar de las personas de muy buen carácter, -como olvidar- ese “¡Tizazo!” que te lanzaba el maestro gruñón, con el borrador incluido, rondado a 100 millas por hora en la zona de la cabeza.

Me es difícil olvidar los cuentos de terror contado por mis amigos en las tardes-noche, “que si la Llorona o la Sayona,  salían por las noches como alma en pena asustando a todo el que se portaba mal”, (jeje) y aquellas mentiras de que “¡sí yo la oí!”, y era un perro maullando cerca de la casa.

Las amenaza de los profesores de los cuartos oscuros de los esqueletos para todo aquel que se portaba mal.  Y la famosa “Mano peluda”, de un programa de radio famoso en mi ciudad, que para mí existir, quedó como mitos que aún hasta nuestros días quedaron como un misterio sin resolver.

Mis estaciones me hacen viajar a los recuerdos de los correazos que me daba mamá por si me portaba mal en la escuela, que del mismo modo, las jaladas de patilla que nos daba la maestra cuando lanzábamos papelitos, siendo esto, una enseñanza de respeto y vida, y que hoy día es penado en mi nación.

Desde chico, quería verme grande, y ahora entiendo el momento que debíamos quedarnos pequeños, para seguir jugando y divirtiéndonos de la vida. En la escuela disfrute mucho los dichosos recreos, las comidas balanceadas del comedor, los jugos que eran mezclados con diferentes frutas.

Momentos que quedan guardados en mi mente, como un bello recuerdo de mi época de infancia y del liceo.

¿Cómo se regresa el tiempo? o ¿Cuándo se dejó de hacer los reencuentros? Porque yo extraño cada instante vivido, y los llevo en mis pensares del día a día.

¿Dónde estará mi amor platónico?  La misma que descubrí cuando estaba en etapa de inicial hasta secundaria.  Esas miradas cómplices que yo le hacía, pero nunca le dije nada.  ¿Cómo regreso el tiempo para decirle lo que siento?

Mi grupo de Break Dance cuando estaba en el liceo, quienes en unanimidad decidimos ponerle Light Son Crew, fuimos los fundadores en mi ciudad, enseñamos a muchos jóvenes a bailar este estilo, ¿Dónde estarán mis compañeros(as) de baile? Quiero regresar el tiempo y decirle, que algún día creceremos y no nos volveremos a ver.

Los instantes, y las estaciones que hemos vividos, debemos de escribirlos, porque son sentimientos marcados en el alma y que debes ser sacado a fuera, y no callarlos. Porque podemos escribir de política, de economía, de tecnología entre otros, y no transcribimos lo marcado profundamente en nuestras vivencias, y que siempre a pesar de los años lo seguimos pensando, añorando, y recordando.

En lo personal, aún tengo presente cada momento e instantes de mi época de niñez y adolescencias. Esas estaciones vienen a mi mente como tiempo pasado, pero que siempre estarán presentes.

Hoy escribí otra vez un soplo, y lo dejo plasmado porque viene del corazón, y necesitaba soltarlo.

Escrito por Jhon A. Romero.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *