Menú Cerrar

Defender la libertad

Foto: Archivo Web

El esfuerzo llega a límites impensables. Durante años el venezolano sobrevive a la esclavitud totalitaria de un gobierno que se ha empeñado en crear las condiciones para la destrucción del país. El enfrentamiento ha sido por medio del ahogo presupuestario, de la degradación vehemente del hambre, la enfermedad, la depresión y la tristeza que han sido elementos del empobrecimiento acelerado. Quienes se mantienen en este país luchan por sobrevivir y por evitar la paralización absoluta de la vida laboral para mantener el hogar.

El enemigo más peligroso a las pretensiones autoritarias, el contrincante más fuerte que tiene el venezolano es el populismo, porque aún tiene sus puertas y su espíritu abierto. La empresa con más alto nivel profesional del país soporta en los hombros de sus integrantes la continuidad del proceso educativo venezolano.

Los estudiantes pueden cumplir el sueño de profesionalizarse. Por las empresas que se mantienen en pie de lucha, trabajando. Por ellos el país mantiene la reserva pedagógica que bloquea al gobierno más destructor de nuestra historia democrática. Por los académicos, podemos pensar un país distinto. Entre otras también, por los profesores serán profesionales donde se encuentren y a donde vayan.

Venezuela se levanta en un contexto de alta conflictividad. En un contexto de mengua, de sed y tristeza individual. Pero también en un contexto de luces intermitentes, de desafíos libertarios.

Mañana 23 de enero será un reto nuevamente, de mantenernos luchando y aprendiendo; soñando y haciendo, en la enseñanza constructiva de crear un nuevo país.

Escrito por Jhon A. Romero.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *