Menú Cerrar

Héroes y recuerdos

Ayer 23 de enero del 2019 en Venezuela.

Foto: Archivo Web

Los relatos de justicia, los héroes que viven en mi alma y mis recuerdos que por ellos no me rendiré.

Tengo millones de razones para seguir insistiendo en la aspiración por un buen gobierno en Venezuela. Tengo miles de motivos para levantarme y soñar con otra sociedad. Pero confieso que tengo miedo, dolor, incertidumbre, angustias y temor por lo que pudieran ser mis logros personales. Lo que será mi futuro si me quedo sin hacer nada.

Los sentimientos se han convertido en síntomas; emociones y preocupaciones. Ver liderazgos absurdos y mentiras de rutinas me enoja. Pero en lo particular eso negativo se esfuma, cada vez que tropiezo con estas imágenes; las ideas vuelven a mí, los proyectos en esta tierra afloran y las ganas se triplican.

Foto: Archivo Web

No olvido a los asesinados por la dictadura, yo no olvido a los presos políticos. Yo no olvido los rostros de cada niño que en la calle me piden limosnas. No olvido, y por no olvidar no podría vivir mejor sin hacer nada por quienes en mi tierra sufren. Los venezolanos de a pie no nos rendiremos porque los hijos de esta nación nos agradecerán eternamente nuestra lucha.

Hoy un creyente se levantó por la mañana para evangelizar a los presos de su iglesia.  Viajó a la cárcel para sacudir cada detalle de la composición humana.  Una monjita acaba de organizar la sopa después de misa, y dio una sorpresa con algo más de postre.  Mientras tanto, los niños jugaron con jóvenes del club de animadores de Jesús. Una madre pudo conseguir harina pan, con la ayuda de su vecina; y sus hijos saltaron de felicidad.  Un obrero prepara su ropa bien lavada con el último retazo de jabón que le quedo. Y al mismo momento, plancha el uniforme blanquito y oloroso de Andrés; su pequeño gigante.

Los justos que Borges describe en su poema, son ellos; los que mantienen viva a la nación.  Agradezcamos porque por ellos Venezuela respira.  Ayer dimos el mensaje de que somos un bravo pueblo, somos país, somos perseverancia indomable. Demostramos que el rechazo es total y que la fe reside en nuestra alma, y ha renacido para enterrar para siempre la pesadilla más cruenta de nuestra historia.

Yo sigo defendiendo a Venezuela.

Foto: Cortesía/Gráfica tomada en Carora

 

Escrito por Jhon A. Romero.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *