Menú Cerrar

La estética de un país: Los que se van y los que se quedan

Foto: Archivo Web

Un dinero que no vemos, una bolsa con dos rubros, dos panes canilla y un carné; son los símbolos de igualdad promulgado por un régimen denominado socialista. Etiquetas de una comarca en ruinas.

En estos momentos hay más de 30 millones de Venezuela, y cada uno de nosotros; es la versión inédita de algún tiempo, de algún propósito que se entrecruzan en la ciudad, en los campos, en las calles, en las escuelas y en el trabajo. En ese punto todos somos sociedad. En ese modo, todos somos Venezuela. Allí nos llenamos del miedo que provoca intencionalmente un gobierno usurpador de corte dictatorial, el pavor que produce el delincuente que se ha hecho en impunidad. La rabia de expectativas rotas.

El hambre que entorpece los sueños de una madre y su vientre. ¿Qué nos queda en Venezuela? Razones para irse y razones para quedarse.

Expreso mi versión; agradeciendo a mi familia por el apoyo, a los amigos que me escuchan y me leen a diario, con los que río a carcajadas en los atardeceres. A los amores que son sin ser, a mi bella profesión y la radio. Porque lo mío son los recuerdos que hacen lo que soy, y aspiro ser. Decido creer que eso también es gracias a mi país.

Escrito por Jhon A. Romero.-

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *