Menú Cerrar

#Reto12Votos ¡¿Eutanasia?!

Foto: Archivo Web

Acepte el reto de que escribiría sobre la profundidad de tu concepto Eutanasia, los rasgos más elementales de tu compleja visión, las ambigüedades del discurso oficial de la historia y el axioma de la ciudad donde me encuentro que es tan profunda. Quede en que la preocupación por lo liquido de la modernidad, y tu crítica a la razón ilustrada, la necesidad de hablar desde el espíritu y no desde la lógica debía entretejer el cuerpo de mis ideas sobre lo que significó tu bagaje intelectual.

Entre platanales, hoy el reto 12 votos hizo una nueva seña y me indicaste en la ausencia de tu humanidad, otro rumbo temático.

El anecdotario que sacó Séneca sobre tu sátira, Mientras acaricias las emociones. Te abrazan con loas, prendiendo la memoria con la simulación de tus enunciados, sobreactuados en tonos armónicos, como siempre hablando al mundo. Con ironía, y verdades, con cultivo y sintaxis.

En el marco referencial del humor y musicalidad, en la bohemia que deja soledades y desencuentros. El flagelo de una depresión profunda que se llevó las piernas, los pulmones y la vida. La que conoces y reflexionas en el destierro de tu ser. La que te permitió comprender las múltiples dimensiones del pesimismo antropológico, y la necesidad de contención que brindan los arreglos sociales. La sensibilidad, y la desvergüenza, la ignorancia de lo banal que fortalecieron en aquello que valoraste y nos enseña a valorar: las letras, la democracia, la paz y la libertad.

Por mi parte, he querido reconocer entre cohetes y boleros, dos áreas que admiro de la vida. Una la vocación por enseñar. La inquietud por aportar en las nuevas generaciones la construcción de una visión formada de la política. La intranquilidad insoportable que sientes al ver a jóvenes sin formación hablar sobre el cambio, la transformación y lo que debía ser lo social. Todo lo traduzco a la pregunta de origen, al por qué de la vida, al sentido de la justicia, para hacer entender al neonato interlocutor lo lejos que estaría de aproximarse a una verdadera renovación del poder. Porque las puertas del cambio deben abrirse con mesura y entendimiento. Esa inquietud lleva a recibir a niños de muchos colegios, a quienes les hablo de las ideas de la historia.

Venezuela, es un dispositivo de orden filosófico que se teje desde la interpretación ética, sesgada hacia la cultura, aprehendida en la socialización antagónica de lo conservador de una familia goda y lo insumiso de aquel ser que se hizo al ritmo del reloj de las grandes universidades de Venezuela. Lo trascendental, lo productivo y lo global son calificativos que se proyecta en ideas. Esa vocación se va contigo, Eutanasia, y se extingue en el desmerecido desprecio que siente una sociedad que cada día valora lo superfluo e ignora la holística del argumento. El acervo de una ciudad que te llevas, y dejas sin un bate la utopía del regreso de lo que hoy es ficción; un país de poetas, humanistas, empresarios, comerciantes, luchadores y alegría.

La otra área que admiro es cuando cubre en la totalidad de tus pasos. Toda tu vida fue una enseñanza. El periodismo mantuvo atento al mundo. Ejercer la labor, y marcar un hábito para los nuevos comunicadores. Le das sentido a los diarios. Posicionar en tus reclamos frente al gobierno, a aquellos que no pueden hacerlo. Adelgazar y enfermarse en la miseria de un país anómico. Pero seguir vivo, con las esperanzas puestas en la ruptura de la dictadura. Con la certeza de un país sin cadenas, sin amedrentamientos, y con valor. ser optimistas, la mente y la bondad así lo determinan. La crónica, el reportaje, y la noticia se llenan de luz, y el telúrico signo de una nación. Vivir en los clásicos, y andar por las calles adormecidas. Con la mente planetaria y el cuerpo de aldea. Esa escritura son las que dan tranquilidad a quienes pensamos que la lucha es integral, de todos y en cada rincón del país. Eso también hará falta, eso también lo enseñas y se toma para la eternidad.

Mientras figurín sirve el café mientras escribo esto, saco el pañuelo y saludo a los participantes.

Escrito por Jhon A. Romero.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *